5 de diciembre de 2018

La ansiedad es similar al miedo






El miedo es el asesino de la mente.
El miedo es la pequeña muerte que trae la destrucción total.
Yo encararé mi miedo. Le permitiré pasar por encima y a través de mí.
Y cuando haya pasado por mí, miraré para mirar el sendero del miedo.
Dónde se ha ido el miedo habrá nada. Sólo yo permaneceré .

Dune de Frankfurt Herbert






La ansiedad es similar al miedo y comparte una serie de características comunes con otras emociones como el enfado.
La reacción de miedo ante una situación en la que está en juego la vida de la persona implica una serie de respuestas (temor, aumento de la tensión muscular, evitación, etc.) que le ayudan a preservar su integridad física.
La ansiedad es una reacción emocional que surge ante las situaciones de alarma, o situaciones ambiguas o de resultado incierto, y nos prepara para actuar ante ellas.
Esta experiencia la vivimos como desagradable, nos ponemos en alerta ante la posibilidad de no obtener los resultados que deseamos. Cuando pensamos en ello anticipándonos a tener resultados negativos, comenzamos a preocuparnos, activarnos, a ponernos nerviosxs.
La ansiedad entonces es una reacción adaptativa donde nos preparamos para responder de manera adecuada en situaciones que son importantes para nosotrxs.
Hay ocasiones en las que nos activamos sin saber muy bien porqué, o personas que se asustan de sus propias reacciones de ansiedad por que son nuevas o exageradas; éstas no son peligrosas para la salud. Podemos sudar, sentir que vamos a perder el control, o simplemente que los demás se den cuenta de que estamos nerviosxs.
Los pensamientos se tornan desagradables o negativos. Por ejemplo, si pensamos que nos hemos comportado de manera torpe, o poco adecuada nos provoca ansiedad , ya que pensamos en un resultado negativo.
La ansiedad tiene una cierta característica de circular: si nos preocupa tener ansiedad, ésta aumentará.
Hay personas que evitan las situaciones temidas y en principio evitan tener ansiedad, pero esto lo que produce es llegar a tener una Fobia. Las situaciones temidas que se evitan hacen que aumente el temor y la inseguridad.
La exposición a situaciones fóbicas, bajo condiciones de control, ayuda a reducir el temor, la activación fisiológica, la reacción de ansiedad ante dicha situación.
-La ansiedad nos activa y nos prepara
Activa nuestro cuerpo, pensamos más de prisa, solemos actuar de manera más rápida, enérgica.
-La ansiedad es una respuesta ante la amenaza.
Esta amenaza puede ser menor a lo que nuestra subjetividad nos indica. Una de las situaciones más ansiógena en el mundo es hablar en público. Si utilizamos muchos recursos para enfrentarnos a esta situación nos podemos quedar agotados por exceso de tensión,  nos puede llevar a la desorganización y a una situación de caos. Ello traerá consigo un mal resultado y por lo tanto un incremento de la ansiedad.
La ansiedad en sí puede producir más ansiedad si nos centramos en los síntomas y no en otras cosas. Esto puede ocurrir cuando sudamos y nos da miedo ser juzgados o rechazados y no paramos de pensar en ello y sudamos más. Por lo tanto tendremos que aprender a desviar nuestra atención.
¿Qué situaciones nos generan ansiedad?
-          Un examen.
-          Llegar tarde a una cita.
-          Tomar decisiones importantes.
-          Hablar en público.
-          Situaciones de amenaza social o interpersonal.
-          Situaciones con elementos Fóbicos (coger un avión, sangre, dentista, espacios cerrados, animales inofensivos etc.).
-          Cualquier situación cotidiana puede ser ansiógena si hemos aprendido a desarrollar estas actividades con tensión
-          Situaciones de peligro (peligra la seguridad, integridad o supervivencia de la persona).
-          Situaciones ambiguas o novedosas ( desconocidas o en las que no se tiene experiencia).
-          Situaciones donde la persona percibe su ansiedad como una amenaza (perdida de control, sobre la ansiedad, sobre los resultados de la situación, sobre su conducta, etc.).
-          Es natural tener un cierto grado de ansiedad y no debería preocuparnos pero hay personas que se preocupan en exceso.
La ansiedad también puede originarse por que estamos pasando una época de mucho estrés, tenemos más obligaciones que recursos para atender tantas preocupaciones.
Lo que sentimos cuando estamos nerviosos
-Pensamientos
-Cambios fisiológicos
-Respuestas motoras
La ansiedad puede observarse en un triple nivel de respuesta:
*Cognitivo-subjetivo (la experiencia)
*Fisiológico (cambios corporales)
*Motor (conducta-observable).

Desde el dialogo y el abordaje corporal, podemos distinguir su origen, elaborar y procesar los estados ansiosos para mejorar, obteniendo recursos nuevos que nos permitan aceptar y disolver estos estados.

Mariana Benetti
Asesoramiento Vital.


Bibliografía: Ansiedad,  Prof.Antonio Vindele.

25 de octubre de 2018

La respiración nos habla de nuestra fuerza vital.

                                                                                                       

imagen: AnnekeWilderArtwork



Poder respirar de manera profunda nos acerca a la vida

Respirar de manera poco profunda nos limita la vida.




Los estados depresivos tienen mucha relación con la respiración.




En una respiración poco profunda, donde la bocanada de aire es imperceptible o resulta difícil inspirar o expirar porque la rigidez lo impide y es necesitando usar nuestra voluntad para respirar, puede que esta dificultad o insuficiencia nos provoque problemas de los aparatos circulatorios, respiratorios, digestivos y psicológicos.


Dentro de las funciones del cuerpo que mantienen la vida como lo son:

El latir del corazón, los movimientos peristálticos de los intestinos, la expansión y contracción de la respiración y la actividad de órganos, tejidos y células. La función respiratoria es la más visible por lo tanto nos puede servir como un indicador de nuestra fuerza vital.

La respiración se puede bloquear y lo hace de manera puntual o crónica en inspiración, son varios los músculos o los grupos musculares que intervienen en ella.

 Una respiración profunda moviliza mucho más que nuestro tórax, al pecho y el diafragma; la ola respiratoria se extiende por el abdomen llegando hasta el  fondo pélvico. Una buena respiración no solo nos da el oxígeno y nos libera del anhídrido carbónico, también nos aporta un masaje a los órganos para su mejor funcionamiento, acción que se restringe si la respiración está bloqueada y no es profunda.

Lo contrario es una respiración restringida, forzada, superficial.

La cantidad que se inhala es importante y el como también lo es, ¿cuánto esfuerzo me supone una respiración profunda, si mi estado de rigidez corporal me impide un movimiento respiratorio amplio y fácil?

 Una respiración forzada produce agotamiento y tarde o temprano viene el deseo de abandonar. Un estado o actitud de rigidez puede que nos permita aguantar y sobrevivir pero tarde o temprano produce un coste y nos pasa factura.

 En terapia es uno de nuestros objetivos poder soltar, entregarnos al no forzar, no aguantar, liberar y encontrar un estado diferente que se acerca más a poder parar, sentir y ser acompañados en este proceso. 

Algunas preguntas que podríamos hacernos serían:
¿Por qué se bloquea la respiración? ¿Cuáles son las razones de la contracción crónica en inspiración?, ¿Por qué me duele tanto la cabeza, la espalda?, ¿ por qué me siento sin energía?... Las respuestas a estas preguntas las encontraremos en nuestra historia personal escritas en nuestro cuerpo y en nuestras emociones.


Por: Mariana Benetti Pracucci


Imagen:
AnnekeWilderArtwork
Bibliografia:
 Alexander Lowen.

26 de septiembre de 2018

Emociones y Cerebro





Cerebro racional - Cerebro emocional 



El cerebro racional se ubica en la corteza prefrontal, esta corteza junto con el resto del cerebro es necesaria para la llamada memoria de trabajo. Un tipo de memoria consciente y explícita implicada en el razonamiento, la resolución de problemas, la toma de decisiones y la planificación del futuro. La dopamina es su neurotransmisor.



El gran puente entre el cerebro racional y el emocional se encuentra en la zona inferior, justo por encima de la órbita de los ojos. Esta zona recibe información de la amígdala, del tálamo, neocortex y del tronco del encéfalo. A su vez, envía información a la amígdala y a la corteza prefrontal dorsolateral, al hipocampo, a la corteza cingulada anterior y a otras regiones del neocortex.

Llamamos cerebro emocional a lo constituido por el hipocampo o el tronco del encéfalo y regiones de la corteza cerebral como la amígdala. Esta es la base de operaciones, de este sistema emocional. recibe información sensorial y perceptiva de todas las regiones del neocortex, también la del corteza prefrontal, sede de los procesos racionales.

Cuando le llega información a la corteza cerebral de un estimulo o situación amenazante, lo trasmiten a la amígdala quien activa otras partes del cerebro emocional que desencadenan las respuestas del organismo.
El cuerpo emite las respuestas musculares y las posturas adecuadas a la situación. es una respuesta instintiva que nos prepara para la acción.

Podemos decir que estas son las emociones básicas:

 Ira: Provoca contracciones de los músculos, aceleración cardíaca, segregación de adrenalina. nos prepara para luchar y defender lo que poseemos.
 Miedo: Nos advierte de la presencia de una amenaza, tal vez superior a nuestras fuerzas. hace que nos escondamos inmediatamente o que salgamos huyendo.
 Asco: Protege nuestra salud de venenos o alimentos en mal estado.
 Placer: Nos atrae hacia aquello necesario para la supervivencia: la comida, el descanso, el sexo, diversión para el aburrimiento...
 Tristeza: Nos advierte que hemos perdido algo importante y expresa a los demás que necesitamos ayuda.
 Sorpresa: Hace que nos detengamos ante un estímulo inesperado para poder calibrar mejor nuestra respuesta.
 Desprecio: Una emoción social, pues indica que normas de convivencia son censurables.

Cuando una emoción se dispara provoca sentimientos. Gracias a los sentimiento uno se da cuenta que ha sucedido algo que requiere una respuesta. Cada emoción concreta nos provoca un sentimiento y unas sensaciones específicas, vienen acompañadas también de expresiones faciales y corporales concretas.

Fuente: Instituto de neurociencias de la Univ. Autónoma de Barcelona. 
Edición especial de Nacional Geographic, cerebro y emociones.

**En el caso del trauma, estrés crónico,  podríamos decir que hay demasiada activación de los sistemas de alarma, (defensa, huida o congelación) donde la amígdala se activa o se mantiene activada más de lo adecuado o necesario, estas activaciones fisiológicas producen malestar.


  Los procesos Psico-corporales son de gran ayuda en estos casos.

Mariana.